RSC

Por qué te interesa mejorar la RSC de tu pequeña empresa

Medir y mejorar la Responsabilidad Corporativa de una pequeña empresa la posiciona mejor, haciéndola más resistente, más creativa y más rentable.

la RSC o Responsabilidad Social Corporativa no es algo que una empresa tenga o no tenga. Todas las empresas la tienen, sólo que algunas la cuidan y sacan provecho de ella y otra no. Las pequeñas y medianas empresas también.

La RSC no es altruismo, ni filantropía, ni un gasto a fondo perdido para conseguir que te vean mejor. No lo es, y sin embargo consigue todo eso a la vez que genera empresas más creativas, más sólidas y mejor posicionadas en el mercado, y por tanto también más rentables. Ese es el verdadero interés de cuidar la RSC.

La Responsabilidad Corporativa es una forma de gestionar la empresa en todas sus áreas de negocio. Dicho de otra manera, la RSC es el “cómo” se gestiona, sea cual sea el tamaño de la empresa.

RSC con propósito social

Para mí, el método más claro y rápido de conseguir una gestión responsable es que la empresa defina un propósito social. Siguiendo la lógica de considerar que la RSC es el “cómo”, el propósito social es el “para qué”, y consiste en definir para qué trabaja la empresa además de para vender en el mercado el producto o servicio al que se dedica.

El propósito social es un problema colectivo o global que la empresa en cuestión decide trabajar por resolver. Puede ser un problema que le toque de cerca y cuya resolución tenga un beneficio directo en su actividad. Quizás sea el ahorro energético, quizás la regeneración ambiental, o equilibrar una desigualdad social o impulsar la innovación en un sector. Va a depender de la actividad de cada empresa, pero todas tienen en su entorno cercano una realidad determinada que pueden mejorar y además beneficiarse de esa mejora. Es cuestión de pararse a conocer esa realidad.

En terminología empresarial, cuando una organización incluye así dentro de su misión un propósito social y se orienta de forma honesta a obtener resultados en ese objetivo, se produce un gran cambio en su cultura de organización. Esta forma de gestionar hace fluir nuevas ideas, propicia encontrar potentes aliados especialmente dentro de la cadena de valor de su producto o servicio, genera sinergias productivas y una vinculación en valores con sus clientes muy rentable. Y buena imagen, eso también.

La RSC en las PYME: una revolución social

Aunque la mayoría de los marcos de referencia y modelos de certificación de RSC desarrollados parezcan haber sido diseñados para las grandes empresas, la Responsabilidad Social Corporativa puede ser una eficaz herramienta de gestión especialmente para las PYME, a las que además les suele resultar más fácil. La primera razón es porque suelen estar mucho más cerca de sus principales públicos de interés como son sus trabajadores, sus clientes o sus proveedores, y por tanto pueden conocer mejor la realidad que les rodea y sacar rentabilidad más rápida de las relaciones responshábiles con todos ellos.

Por eso, ya sea por la importancia que empiezan a dar las Conferencias Internacionales por el Desarrollo mundial al papel de las pequeñas empresas, ya sea por la madurez de la sociedad mercantil o ya sea por moda, empiezan a surgir cada vez más modelos de RSC adaptados a la realidad de las PYME. De hecho, un reto que ya se están marcando las organizaciones internacionales, entre las que se cuenta la propia Unión Europea, es llevar esta forma de gestionar responsable a la micro, pequeña y mediana empresa para impulsar una verdadera revolución social.

No es exagerado decir algo así. Según el Directorio Central de Empresas de España en el Retrato de las PYME 2015, el 95,8% de las empresas españolas son microempresas de menos de 9 trabajadores. El porcentaje se eleva al 99,88% si las contamos dentro del grupo de PYME (de menos de 300 trabajadores). Es además este tipo de empresas el que sostiene el empleo, ya que casi el 70% del total de trabajadores del país están empleados en ellas.

No parecen necesarios más datos para confirmar que sí se puede conseguir una verdadera revolución social impulsando la gestión responsable en este importantísimo segmento de nuestra economía. Al fin y al cabo, se trata de dotar a las PYME de herramientas de gestión que garanticen su viabilidad sostenible y, de paso, su crecimiento responsable en la sociedad que les da sentido.

Fuente: HUELVA INFORMACION

Comparte en tus redesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *