Cuando comer es un placer, también para un alérgico

Nace la primera empresa dedicada a la venta y distribución de alimentos libres de alérgenos en Granada

TANIA ABRIL. Granada, 05 Diciembre, 2016

En los últimos años el número de personas con alergias alimentarias no ha parado de crecer y afecta tanto a menores como a adultos. Las dos intolerancias más comunes son a la lactosa y el gluten, aunque existen muchas otras como al huevo o los frutos secos. Para los alérgicos y sus familias salir a un restaurante, una cafetería o un cumpleaños puede ser un momento de alerta, ya que aunque se ha avanzado mucho, todavía es complicado para los establecimientos de alimentación, por las inversiones que supone, “aún es difícil para los establecimientos de alimentación ofrecer a los clientes con alergias alimenticias productos libres de trazas y contaminación cruzada, y que además tengan un buen sabor y calidad , explica Cristina González, creadora junto a su hermana Marisa de Alimentación sin Alérgenos, una empresa dedicada a la venta y distribución de este tipo de productos.

El origen del negocio surge porque Cristina es madre de un hijo alérgico y detecta ” la necesidad real que existe de estos productos en restaurantes, cafeterías, hoteles, panaderías… donde el alérgico pueda consumir con tranquilidad lo que le apetezca”.

“Nosotras ofrecemos una gama variada y rica de alimentos libres de alérgenos, sin trazas, facilitamos a los establecimientos hosteleros la labor y le damos la oportunidad de mejorar su servicio a las personas alérgicas”, comenta Marisa González, “es más, cuando un establecimiento capta a un alérgico, también capta a su familia”, señalan como un dato importante las hermanas González, que conocen de primera mano la problemática que esto supone.

En la actualidad Alimentación sin Alérgenos (Gójar) es la única distribuidora de alimentación sin alérgenos de Granada, cuentan con más de 15 proveedores de España y a través de su página web  dan a conocer sus ofertas, servicios, e incluso establecimientos con productos sin alérgenos que ellas proveen, “información muy útil para los alérgicos”.

La empresa cuida al máximo la gestión, manipulación y servicio de alimentos desde el origen hasta que el consumidor. Los productos se envasan de modo individualizado, el etiquetado ofrece toda información necesaria, es más, la comida casera viene preparada para comer “si hay que calentar, el envase está preparado para ello”. En definitiva, “aportamos tranquilidad al cliente y al consumidor”, sostienen Cristina y Marisa, que se muestran muy contentas con este proyecto con el que esperan que comer sea un auténtico placer, también para un alérgico.

Fuente: GRANADA HOY

 

Comparte en tus redesShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *