Archivo de la categoría: Seguridad alimentaria

La seguridad alimentaria en la futura Ley de Salud Pública de la Comunidad de Madrid

El pasado 1 de octubre se publicó el Anteproyecto de Ley de Salud Pública de la Comunidad de Madrid. Este texto regulará nuevos aspectos e integrará la diversa normativa anterior sobre vigilancia y promoción de la salud pública, prevención de la enfermedad, salud laboral, sanidad ambiental y seguridad alimentaria. A la espera de que vea la luz el texto definitivo, veamos cómo se contemplará y que aspectos de la seguridad alimentaria estarán presentes en esta futura Ley.

La Ley está estructurada en seis títulos, una disposición adicional, dos disposiciones transitorias, una disposición derogatoria y tres disposiciones finales. A parte de varias consideraciones repartidas a lo largo de la ley, las Actuaciones en salud pública específicas de la seguridad alimentaria están recogidas en  el Capítulo VI del Título II.

Cocina de restaurante Higiene alimentariaEn realidad no hay grandes novedades para las empresas alimentarias debido a que la mayor parte de las medidas que establece esta Ley, son de aplicación actualmente  en la normativa sectorial vigente y ya se están llevando a cabo por las empresas del sector alimentario.

Principales novedades:

Las principales novedades se encuentran en materia de prevención de enfermedades. En promoción de la salud se incluyen actuaciones de formación e información, de fomento de hábitos de vida saludables.

Destaca la nueva regulación de la Evaluación del Impacto en Salud, que se establece como requisito previo para la aprobación de planes o actuaciones públicas cuando así se determine, también como valoración adjunta a la evaluación de impacto ambiental en proyectos públicos y privados sometidos a esta evaluación y como declaración responsable para los operadores que desarrollen actividades en las que sea previsible gran afluencia o concurrencia de público.

Se crean los cauces e instrumentos para la participación de las organizaciones sociales en las actuaciones de promoción de la salud y prevención de enfermedades. Especial relevancia tienen el fomento de la colaboración a través de figuras como las Agencias Privadas de Salud Pública o los Agentes Promotores en Salud.

Finalmente, destaca el reconocimiento de los inspectores como agentes de la autoridad sanitaria. Seguir leyendo La seguridad alimentaria en la futura Ley de Salud Pública de la Comunidad de Madrid

La norma para etiquetar el gluten 

El Reglamento Europeo 1169/2011 marca como obligatorio que aparezcan todos los ingredientes que se encuentren dentro de los 14 alérgenos de declaración obligatoria, encuentren dentro de los 14 alérgenos de declaración obligatoria, entre los que se encuentra el gluten y los cereales que lo contienen. El Reglamento Europeo 828/2014, por su parte, regula las menciones «sin gluten» y «muy bajo en gluten».

Origen: La norma para etiquetar el gluten | Las Provincias

Más de la mitad de las personas con celiaquía aprueban la puesta al día de los restaurantes

Las personas celíacas siguen teniendo dificultades a la hora de comer fuera de casa. Pese a que una mayoría de personas con esta enfermedad –el 1% de la población española– aprueban la atención y la puesta al día de los restaurantes a la hora de ofrecer una buena experiencia a este colectivo, la mayoría de […]

Origen: Más de la mitad de las personas con celiaquía aprueban la puesta al día de los restaurantes | Hosteleria Digial

¿Está prohibido el huevo fresco en hostelería?

Cada año las noticias sobre casos de salmonelosis se convierten en un clásico del verano.

El pasado mes de junio, un conocido bar del barrio madrileño de Argüelles especializado en tortillas era clausurado después de que más de 40 clientes tuvieran que ser hospitalizados. La salmonella en alguno de los huevos utilizados se barajaba como la posible causa de la toxiinfección.

Aunque el problema se da también en los hogares -hace unos días una tortilla con huevos caseros provocaba 4 casos en Teruel-, y el huevo no es el único causante de las infecciones por salmonella, está claro que la combinación de calor veraniego, huevos y restaurantes puede ser potencialmente peligrosa. Seguir leyendo ¿Está prohibido el huevo fresco en hostelería?

Consejos para evitar intoxicaciones en la cocina

¿Separas la clara de la yema utilizando la cáscara del huevo? ¿Tuestas demasiado el pan y las patatas fritas? ¿Guardas los huevos en la puerta de la nevera? Te explicamos por qué no debes hacer estas y otras cosas

La mayoría de las enfermedades de transmisión alimentaria son causadas por microorganismos patógenos y pueden prevenirse con una manipulación adecuada de los alimentos. Así lo explican en Aecosan, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, dependiente del Ministerio de Sanidad, donde se insiste en la importancia de seguir unas normas básicas de higiene cuando manejamos alimentos desde que los compramos hasta que los consumimos. Por desconocimiento o por habérselo visto hacer a nuestros padres y abuelos, hay una serie de errores frecuentes que se cometen en la cocina y que pueden afectar en mayor o menor medida a nuestra salud. Ahora en verano, las altas temperaturas favorecen el crecimiento de las bacterias en los alimentos, por lo que más que nunca es imprescindible seguir unos sencillos consejos. A partir de recomendaciones de Aecosan, la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía y organizaciones de consumidores, te explicamos por qué debes dejar de hacer ciertas prácticas que pueden pasarte factura: Seguir leyendo Consejos para evitar intoxicaciones en la cocina

El yogur reduce los síntomas por la intolerancia a la lactosa

Aunque es difícil conocer la prevalencia real, se estima que más del 30 por ciento de la población podría padecer molestias por una mala digestión de la lactosa, un problema que les lleva a eliminar de su dieta y todo tipo de productos lácteos.

Sin embargo, no es necesario llevar una dieta de evitación estricta de estos alimentos, el yogur dentro de la alimentación diaria de esta población ayuda a digerir la lactosa y reduce las molestias, tal y como señala una revisión de estudios científicos, publicada por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés).
El yogur reduce los síntomas por maldigestión a la lactosa

Sin embargo, no es necesario llevar una dieta de evitación estricta de estos alimentos, el yogur dentro de la alimentación diaria de esta población ayuda a digerir la lactosa y reduce las molestias, tal y como señala una revisión de estudios científicos, publicada por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés).

Concretamente, el organismo europeo hace esta recomendación en referencia al análisis de 14 investigaciones, por parte de un reputado Panel de Expertos, quienes concluyen que existe una relación de causa y efecto entre el consumo de yogur y una mejor digestión de la lactosa que contiene.

¿Por qué se produce este efecto tan beneficio? El yogur tiene una cantidad de bacterias beneficiosas (‘Lactobacillus bulgaricus’ y la ‘Streptococcus thermophilus’), microorganismos benignos que producen ácido láctico al final del proceso de fermentación que proporcionan ventajas que mejoran la asimilación y, por tanto, la digestión de la lactosa, evitando así los incómodos problemas que sufren los maldigestores.

No todas las personas que no asimilan bien la lactosa se ven afectadas del mismo modo, por eso el principal problema en esta población es la inespecificidad de los síntomas.

Ante la falta de unos síntomas claros y cansados de molestias recurrentes, muchos de los afectados terminan por imponerse una dieta restrictiva de lácteos que, además de no ser la mejor opción dentro de una alimentación saludable.

No se puede olvidar que, por sus características nutricionales, los lácteos son alimentos básicos, equilibrados y completos en composición de nutrientes, aportan proteínas de alto valor biológico, grasa, lactosa, minerales y vitaminas liposolubles.

Además, y quizá lo más importante, son la principal fuente de calcio y vitamina D, ambos nutrientes son necesarios para ayudar a mantener una correcta densidad osea. Por esto tener un problema a la hora de digerir la lactosa no debe en ningún modo conllevar su eliminación de la alimentación diaria.

POR QUÉ SE PRODUCE LA MALDIGESTIÓN

Es importante saber que la lactosa es un tipo de azúcar que se encuentra de manera natural en los productos lácteos. El problema surge cuando se produce la absorción de estos azucares en el intestino delgado, donde se encuentra la lactasa, una enzima encargada de transformarla en glucosa y galactosa, ambos azúcares se metabolizan en el cuerpo para conseguir energía.

Si la lactasa no absorbe bien la lactosa se produce la maldigestión. No es preocupante, de hecho a medida que se envejece se produce una disminución normal de su actividad de la lactasa. Lo que para la población general tampoco suele ser un problema ya que solo se necesita el 50 por ciento de actividad para digerir la lactosa.

Y, en cualquier caso, investigaciones como la de Agencia Europea de Seguridad Alimentaria llevan años confirmando que esta población puede y debe seguir consumiendo lácteos, aunque con prudencia, de manera fraccionada y teniendo un control de la ingesta, ya que la cantidad de lactosa que contiene la leche no es igual que la del yogur o el queso, y que la tolerancia a la lactosa varía mucho entre la población que se ve afectada.

Así cada persona debe encontrar su equilibrio, conocer cuál es su nivel de tolerancia y qué productos puede consumir. Por ello, a la hora de elegir el lácteo más adecuado debe conocer qué cantidad de lactosa tiene cada uno. Por ejemplo, un vaso de leche puede contener los 12 gramos recomendados mientras que el yogur no supera los 4 gramos, algo por encima del queso fresco que son unos 3,5 gramos de lactosa.

Precisamente, porque se puede tomar en pequeñas cantidades, el yogur vuelve a ser una de las alternativas para esta población. Además, y quizá lo más importante, contiene bacterias vivas que durante el proceso de fermentación del yogur, rompen la lactosa y logran reducirla. Además los fermentos llegan vivos al intestino, donde ayudan a continuar digiriendo su lactosa restante.

Además, su capacidad amortiguadora permite que la bacteria sobreviva la acidez del estómago, y la bilis en el intestino delgado permite la lactosa penetre y sea digerida. Además, su consistencia espesa permite más tiempo de actuación para la lactasa intestinal residual y para las bacterias del yogur.

Fuente: ECOTICIAS. Noticias de medio ambiente.

 

Seguir leyendo El yogur reduce los síntomas por la intolerancia a la lactosa

Sensor de bolsillo de alérgenos alimentarios

Un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de Harvard está trabajando en el desarrollo de un sensor o detector de bolsillo de alérgenos alimentarios. El prototipo es capaz de detectar cinco alérgenos diferentes en menos de 10 minutos y en concentraciones muy reducidas, por debajo de los límites marcados por las agencias reguladoras. Es un sensor cuyo coste será previsiblemente reducido y se podrá actualizar para ampliar la lista de alérgenos a detectar.

iEAT

A lo largo de los años hemos conocido el desarrollo de sensores y detectores cuya finalidad es poder detectar diferentes tipos de alérgenos en los alimentos de forma precisa, rápida y fiable, son pequeños dispositivos que se pueden llevar en el bolsillo y que son de gran ayuda para quienes sufren alergia a las proteínas presentes en los cereales, los frutos secos, los productos lácteos, etc. Los sistemas que se desarrollan son cada vez más avanzados, precisos, pequeños y económicos, algo que agradecen quienes padecen intolerancias o alergias alimentarias.

Hoy conocemos una investigación que están realizando expertos de la Escuela de Medicina de Harvard para el desarrollo de un detector de bolsillo de alérgenos alimentarios, se trata de un sistema portátil de detección denominado ‘Prueba de antígeno exógeno integrado’ (iEAT) que, de momento, es capaz de detectar alérgenos de las avellanas, los cacahuetes, la leche, el trigo y los huevos, en niveles inferiores a los que se detectan en las pruebas estándar de laboratorio. El sistema se considera una herramienta ideal para evitar los alérgenos de alimentos que hayan sido mal etiquetados o que hayan sufrido contaminación cruzada.

Dado que se trata de un detector portátil, se puede llevar a un restaurante para asegurarse de que la comida que se va a consumir no porta ningún alérgeno que pueda provocar una reacción anafiláctica, reacción inmunitaria generalizada del organismo ante una sustancia que puede inducir una reacción de hipersensibilidad (alérgica) en personas susceptibles y que supone una de las complicaciones más graves con riesgo de muerte.

El sensor está formado por un dispositivo desechable para la extracción de los alérgenos presentes en los alimentos, un lector electrónico tan pequeño como un llavero que se encarga de realizar el análisis y envío de los datos, y una aplicación móvil que muestra los resultados señalando la posible presencia y cantidad de alérgenos de la muestra. El prototipo de sensor tarda menos de 10 minutos en realizar todo el proceso y mostrar los resultados, con un nivel de detección tan preciso que identifica los alérgenos en cantidades inferiores a los límites marcados por las agencias reguladoras de salud y seguridad alimentaria.

El detector de alérgenos iEAT tiene un precio de sólo 40 dólares (unos 33’5 euros), siendo más económico que otros pequeños dispositivos que hemos conocido anteriormente, como el sensor de gluten portátil desarrollado por la startup 6SensorLabs, cuyo precio rondaba los 115 euros. Como decíamos, iEAT puede detectar varios alérgenos de forma rápida y precisa, en las pruebas realizadas con los platos y bebidas de un menú de un restaurante el sensor detectó en menos de 10 minutos la presencia de gluten en una ensalada y proteínas de huevo en una cerveza.

De momento, el aparato es capaz de detectar cinco alérgenos, pero los investigadores comentan que se pueden realizar las modificaciones oportunas para ampliar la lista de alérgenos que se podrán detectar. El dispositivo no sólo será de ayuda para quienes sufren alergias e intolerancias, también será una herramienta efectiva para la industria alimentaria y los operadores implicados en la elaboración de alimentos, a fin de poder certificar que los productos no contienen alérgenos potencialmente peligrosos.

iEAT supone una gran ventaja frente a la tecnología convencional en la que se utilizan equipos más grandes y complejos para la detección de alérgenos, que además de tardar más tiempo, no detecta concentraciones tan reducidas como las que detecta el nuevo sistema. Podéis conocer más detalles del desarrollo del prototipo a través de este artículo publicado en la revista científica American Chemical Society (ACS Nano).

 Fuente: gastronomiaycia

Los manipuladores de alimentos deben estar formados en materia de alérgenos

Hace poco ley en la prensa que el grupo parlamentario de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, proponía formar a los manipuladores de alimentos en materias sobre alergias e intolerancias alimentarias.

La noticia me sorprendió porque en la actualidad, tras la derogación del Real Decreto que regulaba la formación de manipuladores de alimentos, lo que la normativa dicta es que la formación ha de renovarse, reciclarse o mejor dicho, actualizarse constantemente a los nuevos conocimientos y normativa; y puesto que hay normativa que afecta a la los alérgenos alimentarios, esta debe incorporarse a la formación de los manipuladores de manera automática si se pretende que los certificados acreditativos de la formación tengan validez.

Posteriormente, el 3 de marzo pasado la Asamblea de Madrid aprobó una resolución por la que se insta al gobierno de la Comunidad de Madrid a:

1.- Elaborar y difundir una Guía de Buenas Prácticas para la gestión de alérgenos con información y recomendaciones sobre el adecuado tratamiento de los alimentos. Esta guía estará dirigida al comercio minorista de alimentación, establecimientos de hostelería y restauración, comedores colectivos y empresas de formación de manipuladores de alimentos;

2.- Facilitar los mecanismos necesarios para realizar inspecciones de control periódicas en industrias alimentarias, restauración colectiva y sector minorista de alimentación, para vigilar el cumplimiento de la implementación del sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Críticos (APPCC);

3.- Facilitar los mecanismos necesarios para realizar inspecciones sanitarias periódicas en el comercio minorista de alimentación, establecimientos de hostelería y restauración y comedores colectivos, para vigilar el cumplimiento de la normativa vigente en materia de información alimentaria obligatoria;

y 4.- Desarrollar campañas de concienciación e informativas para dar a conocer los derechos y obligaciones en materia de información y seguridad alimentaria para usuarios y profesionales de la alimentación.

Puedes leer el texto completo de la Proposición en la página 13565 del Boletin Oficial de la Asamblea de Madrid (BOCM Núm. 108 / 9 de marzo de 2017).

PULGARMA, desde el inicio de su actividad en materia de seguridad alimentaria implanta planes de autocontrol y APPCCplanes de gestión de alérgenos en empresas alimentarias, adecua los establecimientos  que sirven alimentos sin envasar a la las normativa legal europea y nacional vigentes y forma a los trabajadores que manipulan alimentos con un completo curso en Higiene alimentaria y gestión de alérgenos.

En PULGARMA, no “regalamos” los certificados de formación. Por todos es sabido que desde la derogación del Real Decreto 10/2011 que regulaba la formación en manipulación de alimentos, obtener este certificado en ciertos centros de formación era cuestión de pagar el importe correspondiente, no hacía falta instruirse.

En PULGARMA no es así, nos sentimos responsables de las posibles afecciones a los clientes alérgenos que se puedan provocar por manipuladores sin la formación necesaria (por muy rimbombante que sea certificado que poseen), solo expedimos el certificados a los alumnos que realmente acreditan el aprovechamiento de la formación.

Preferimos no expedir certificados, ni cobrar el trabajo, antes que certificar falsamente que una persona está cualificada para preparar alimentos poniendo en peligro la salud de los consumidores.

 

Afectados por alergias a alimentos denuncian la falta de información sobre alérgenos al comer fuera de casa

MADRID. La Asociación Española de Personas con Alergia a Alimentos y Látex (AEPNAA) ha denunciado que cuando comen fuera de casa todavía se encuentran con una “gran falta de información” en muchos establecimientos sobre los alérgenos que pueden encontrarse en los productos que van a consumir.

Con motivo de la Semana Mundial de la Alergia que se está celebrando del 3 al 8 de abril, el presidente de esta entidad, Ángel Sánchez, ha admitido que la información sobre alérgenos al consumidor no siempre es clara y accesible en la hostelería tal y como establece la legislación actual en España.

“La realidad dista mucho de esto y los alérgicos se siguen encontrando con serias dificultades para comer fuera de casa”, ha destacado, lamentando que en ocasiones el etiquetado de los productos es poco claro y también hay “grandes desconocimientos” a nivel de contaminación cruzada.

Según la AEPNAA, la mayoría de incidentes de alergia alimentaria tienen su origen en alimentos no envasados, entre los que se sirven en establecimientos de hostelería y restauración. De hecho, un reciente informe de la Comisión Europea reveló que 7 de cada 10 reacciones graves tienen lugar cuando estos afectados comen fuera de casa.

Como defenderse ante una denuncia fraudulenta de intoxicación alimentaria

Nos encontramos en un momento, en el que cada vez son mas frecuentes las denuncias por intoxicaciones alimentarias. Estas denuncias se presentan mayoritariamente por turistas extranjeros, donde la normativa jurídica de sus países de origen les facilita la presentación de estas demandas sin apenas pruebas.

Esta desproporción entre  numero de denuncias de clientes extranjeros y nacionales, no puede deberse a una casualidad, ni puede está relacionada con casos reales de intoxicaciones, sino que sin duda estamos ante casos de fraude con graves consecuencias económicas y de reputación para los  establecimientos de hostelería denunciados.

Para defenderse de estos abusos, los empresarios hosteleros deben acreditar que cumple con toda la normativa nacional de seguridad alimentaria y sobre todo, que tienen implantado un sistema de autocontrol y APPCC en su actividad de preparación de comidas.

Un SGSA (Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria), integra todos los protocolos y procedimientos para controlar cualquier peligro que pueda afectar a la salubridad de los alimentos: Formación de manipuladores, control de proveedores y materias primas, del agua, limpieza y desinfección, control de temperaturas, residuos, plagas, alérgenos, trazabilidad, prácticas correctas de higiene, etc.

Contar con un sistema de este tipo constituye una buena base de defensa ante denuncias fraudulentas, ya que la correcta implantación de un SGSA con sus auditorías y análisis pertinentes, acredita el cumplimiento de la legislación y la calidad de los productos servidos.

Implementar un SGSA en una empresa de hostelería y restauración y mantenerlo actualizado, no es un gasto; es una inversión que reduce el riesgo de afecciones a los clientes y de posibles recalmaciones y denuncias fraudulentas.

Basado en un artículo de TOURINEWS.